La Mano Zurda

medio ambiente

Un bosque para el planeta tierra: la ONG que une países gracias al medio ambiente

Escrito por lamanozurda 16-05-2017 en Prácticas. Comentarios (0)

¿Se imagina ir en bicicleta de España a China? Este es un reto posible, son 12.822 kilómetros y en 2012 Diego Ballesteros Cucurull, una persona a la que el ser atropellado le sugirió la idea de ser deportista discapacitado, lo consiguió anteponiéndose a todos los problemas que le surgían. Pero, ¿y si ese camino que recorrió Diego fuese por todo un bosque que uniese estos dos países? Sin duda alguna eso significaría que el planeta sería un lugar mucho más saludable.

“Crear un bosque que recorra todo el planeta”, ese es el principal objetivo de la ONG ‘Un bosque para el planeta tierra’. Esta organización establecida en Burgos fue creada para realizar actuaciones en favor de la fauna y la flora con proyectos que no se dirijan solo a la región en la que se encuentra su sede, sino a todo el mundo, pues los factores medio ambientales de China influyen sobre el ecosistema de España. Bajo la idea de estar “locos por el medioambiente” (como reconocieron en una entrevista al Diario de Burgos) los fundadores de esta ONG son un grupo de amigos que están hartos del maltrato que los seres humanos están realizando sobre la naturaleza y que desde finales de 2013 se propusieron el objetivo de unir culturas y países gracias a un bosque que nazca en Burgos.

En el afán de su gran meta, la ONG está abierta a todo tipo de donaciones que se pueden realizar con un simple click desde el ordenador. Además llevan a cabo ferias, congresos y cursos para concienciar a las personas de que un mundo mejor es posible y que si se colabora en sociedad se podría llegar hasta ese gran bosque. Además cuentan con la colaboración de entidades tanto públicas (Ayuntamiento de Burgos, Valladolid, Soria o la Diputación de Burgos) como privadas (Fundación Atapuerca o el Instituto Jane Goodall, referente mundial en medio ambiente).

Un objetivo que el propio Felipe VI se encargó de conocer en persona tras un congreso en Bilbao y con el que ya han colaborado instituciones tan importantes en España como las embajadas de Francia, Noruega, Italia u Holanda. Estas colaboraciones que llevaron a la ONG a crear una plantación de árboles que simulaba el cuadro de El grito de Munch en Atapuerca fueron las razones por las cuales a finales de 2016 su presidente, Jorge Extramiana en representación de la organización, recibió el premio Medio Ambiente Atapuerca 2016.

Por último, junto al principal objetivo, ‘Un bosque para el planeta tierra’ lleva a cabo proyectos como las creaciones de reservas naturales de fauna y flora, concienciar sobre el medio ambiente, acercar las opiniones de personas que vivan con la naturaleza a la sociedad y hacer más accesible la naturaleza a personas con discapacidad. Todo bajo los ingresos económicos que aportan el patrimonio y renta de la ONG, las cuotas de los socios y las donaciones obtenidas, siempre de manera lícita y transparente.

Pese a que desde la organización saben que este objetivo no es sencillo, ‘Un bosque para el planeta tierra’ persigue su meta porque si para Diego los imposibles no existieron, todos juntos deberíamos crear un mundo mejor con un bosque que nos una.


La Fonda del Prado: alimentación ecológica y gourmet

Escrito por lamanozurda 09-05-2017 en Prácticas. Comentarios (0)

La alimentación ecológica se ha convertido en una nueva forma de dieta sana y respetuosa con el medioambiente, pues en su elaboración no intervienen productos químicos y tan solo se usan materiales orgánicos naturales. A través de estas características muchos alimentos propios de España han ganado la categoría de considerarse gourmet gracias a dicho procesamiento y a su sabor de una enorme calidad. En el salón del Gourmet que se celebra en Madrid cada año se recogen algunos de estos productos.

Una de las empresas que se encarga de obtención de alimentos ecológicos es La Fonda del Prado, de tradición familiar y situada en Villalba de Duero, en la provincia de Burgos. Un lugar donde el producto característico son los escabechados de carnes de ave. Estos animales se crían de una forma selecta, en las granjas pertenecientes al negocio y a través de una dieta de cereales, frutas y hortalizas que se proporcionan a las aves mediante un proceso largo que puede durar hasta dos años y donde no se fuerza al animal a ingerir los alimentos para que se desarrolle de una forma más rápida y económica.

En cuanto a la feria del Gourmet, La Fonda del Prado vuelve a asistir un año más, ya son cinco y su producto se ha visto beneficiado a través de la comunicación de esta feria. Allí Ramón Monzón, uno de los hermanos que hoy dirige el negocio, atiende al público interesado en este producto que ha encontrado un nicho en España, pues en pocos sitios se puede encontrar el resultado que esta empresa ofrece y con la calidad que se le ha otorgado a través de diferentes organismos. Uno de los productos típicos que se puede ver en el stand es el faisán escabechado, sello por excelencia de La Fonda del Prado y un animal que llega hasta los envases que se comercializan pasando por su cuidado ecológico en las granjas que se ubican en los campos de la Ribera del Duero, un cocinado siempre natural y con productos de calidad como el aceite de oliva y un envasado final que respeta el producto para que se pueda consumir como si estuviese recién hecho.

En cuanto a la comercialización Ramón detalla que el principal punto de compra se encuentra en la propia empresa familiar de Villalba de Duero, donde además tienen un restaurante para acoger a grandes grupos. En los últimos años sus productos se han distribuido a través de varias tiendas de la provincia de Burgos, la principal se encuentra en Aranda de Duero, y en Madrid, donde sirven a varias tiendas de productos ecológicos y gourmets.

Por último, los alimentos que La Fonda del Prado ofrece están destinados a un público selecto, pues la producción no se hace para grandes masas, pero que demanda elaboraciones de calidad y con buen sabor. Además del faisán escabechado ya comentado anteriormente, el negocio comercializa pintada, gallo, gallina, perdiz, codorniz y en los últimos años bacalao, que se produce solo previo pedido y con el sello que tendría cualquier ave de las mencionadas.

Uno de los muchos alimentos ecológicos que cada vez con más frecuencia están abundando en España y que tratan de respetar la producción tradicional de las diferentes regiones, los valores medioambientales y el uso de materiales naturales para acabar llevando al paladar de sus consumidores los mejores y más saludables sabores del país.


Análisis estadísticas de incendios forestales por comunidades autónomas en 2014: el caso de la Comunidad de Madrid

Escrito por lamanozurda 28-02-2017 en Prácticas. Comentarios (0)

Los incendios forestales son uno de los fenómenos que suponen mayor pérdida medioambiental en España. Cada año cientos de incendios son ocasionados en los bosques y zonas forestales del país, bien por efectos naturales, bien por el daño que produce la actividad humana en el ecosistema, provocando que el nivel de flora y fauna disminuya considerablemente.

He tomado como referencia el indicador de incendios forestales por comunidad autónoma (2014) disponible en el Anuario Estadístico de España 2016 para analizar el número de incendios y conatos (menos de una hectárea) que se producen en cada región del país y la superficie forestal afectada. Además, centrándome en la Comunidad de Madrid, he ampliado la información con los datos aportados por los gobiernos de Ignacio González (2014) y de Cristina Cifuentes (2015 y 2016) sobre este fenómeno.

Comenzando por el número de incendios, conatos y superficie afectada, dentro de España Andalucía es la comunidad con mayor número de hectáreas de zonas forestales leñosas que se perdieron en 2014 (7.362,2 sobre 39.523 del total del país) y Extremadura la región más perjudicada en cuanto a forestal herbácea (2.564,2 hectáreas sobre 7.198,2 del total). Sin embargo, estas dos comunidades no coinciden con aquellas que más incendios (Asturias con 626) y conatos (Galicia con 1.004) sufrieron durante aquel año. Estos factores deberían ser de especial atención puesto que el fenómeno es mayor en las zonas norte de España, mientras que el daño se da en mayor cantidad en el sur peninsular. Esto se podría explicar mediante los medios utilizados para la extinción de incendios por los distintas autonomías o por la previa preparación ante estos fenómenos que se producen con mayor frecuencia en verano y por lo tanto, con mayor potencia en el sur que en el norte.

En cuanto a la Comunidad de Madrid, se produjeron 66 incendios en 2014, 296 conatos y fueron afectadas 57,1 hectáreas leñosas y 305,9 herbáceas. Un número bastante inferior a la media española y que tiene una representación del 43,4% de los incendios en negligencias humanas, mientras que un 39,2% fueron intencionados (2015). Estos últimos suponen la gran lacra humana que se intenta aprovechar de estos fenómenos para quemar hectáreas que posteriormente serán fruto de beneficios e intereses privados.

Por último, comentar la partida monetaria que la Comunidad de Madrid ha destinado a la prevención de incendios forestales. Una suma que, durante el gobierno de Ignacio González se instauró en los 38 millones de euros y que Cristina Cifuentes, tanto en 2015 como en 2016, ha mantenido cercana.

Todo esto supone, en mi opinión, un indicador de que en cuanto a la Comunidad de Madrid se trata, el número de incendios forestales es bajo y las medidas para erradicar estos son considerables no teniendo que destacar ningún suceso de gran magnitud desde hace varios años, pese a las altas temperaturas que vive la región en verano (de junio a septiembre), siendo todos los fenómenos conatos, es decir, las pérdidas supusieron menos de una hectárea. Este hecho se soporta, además de en la base monetaria, en el personal forestal que trabaja para la comunidad, la flota de vehículos (bomberos y Guardia Civil) que colaboran y la labor de prevención que se realiza antes de la temporada alta de incendios.


Perfil Mónica Pérez de las Heras

Escrito por lamanozurda 26-02-2017 en Conferencias. Comentarios (0)

monica-perez-heras.jpg

Mónica Pérez de las Heras es una periodista medioambiental con una larga carrera a sus espaldas y una de las primeras mujeres que se atrevió a hablar sobre el medio ambiente en la prensa española. Esta periodista participa hoy en día en diversos medios, cursos, conferencias y asociaciones que le ayudan en la que para ella es su principal labor “contribuir a que este mundo sea algo más humano”, además ha trabajado en medios que marcaron la España del siglo XX (Diario 16) o que siguen operando (Intereconomía), en gabinetes de comunicación (Conserjería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía) y en asociaciones animalistas (RAINFER para la recuperación de primates). En definitiva, una todoterreno del periodismo medioambiental que desde pequeña ya tenía claro a lo que se iba a dedicar.

Fue esta pasión desde el inicio de su carrera la que le llevó a superar a aquellas personas que creían que el medio ambiente nunca tendría un hueco en el periodismo. Mónica consiguió hacerse un hueco gracias a su iniciativa y, de la mano de Elle, logró ser pionera en España al abrir una sección medioambiental que con el paso de los años inspiraría a otros medios. Este dinamismo le llevó, entre otras cosas, a ser una de las fundadoras de la Asociación de Periodista de Investigación Medioambiental (APIA) y a lograr que se destinasen más periodistas españoles a las cumbres mundiales sobre el cambio climático.

Mónica jamás ha parado de aprender, “nunca hay que dejar de hacerlo”, y ante los alumnos de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) relata algunas de las que para ella fueron sus más extrañas lecciones. Como el día que en pleno incendio en la sierra de Cazorla, siendo jefa de prensa de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, le tocó ordenar dónde tenía que aparcar un helicóptero. Ella, que jamás había reparado en ello, era la máxima autoridad presente sobre el terreno y tiró de intuición con la aeronave.

Pero ha sido este aprendizaje a lo largo de los años el que le permite dar consejos a los periodistas más jóvenes. “Iniciativa”, ella siempre la ha tenido y ahora se lo pide a las nuevas generaciones, también “saber hablar en público y dominar el inglés”, algo que debería ser básico en un comunicador, y estar preparado para cualquier momento, porque el periodismo no es algo intuitivo, es “de sorpresa en sorpresa y más el medioambiental”, donde los fenómenos naturales surgen sin previo aviso.

Palabras de una enamorada del periodismo, la profesión que le ha llevado a donde otras personas no pueden llegar. Algo de lo que nunca se arrepentirá, pues gracias a esta carrera ha conocido a Nelson Mandela, a la Madre Teresa de Calcuta o a ha tenido la oportunidad de trabajar con Cristina Narbona, la que para ella es “la mejor ministra de Medio Ambiente que ha tenido España”.

En resumen, Mónica es una de las personas que ha conseguido que el periodismo medioambiental tenga hoy en día la importancia que posee, aunque a ella le gustaría que fuese a más. Su piel de rinoceronte, como buena comunicadora, le ha llevado a aguantar los envites de las críticas y a ser una de las pocas personas que ha “tenido la oportunidad de marcharse de los trabajos que le ha dado la gana”. Una especie que por lástima escasea, la de aquellos que tratan de hacer el mundo mejor, pero para ello siempre deja su huella en un deseo: “ojalá que todos seamos tripulantes responsables de la Nave Tierra en la que todos viajamos”.